logos3

COMUNICADO DE DIRECCIÓN !

ESTIMADOS COMPAÑEROS DE LA FACULTAD DE MEDICINA Y PSICOLOGÍA

(ESTUDIANTES, PROFESORES, SECRETARIAS, ASISTENTES DE LABORATORIO Y TRABAJADORES DE ASISTENCIA)

 

Hace un año y cinco meses fui designado director de la Facultad de Medicina y Psicología (FMP), y durante este período he recibido muestras de solidaridad y apoyo de toda la comunidad universitaria. Gracias a ello, se han podido obtener dos nuevas plazas para la carrera de psicología, aprobar la carrera de nutrición y convocar el ingreso a estudiantes de licenciatura, lo que ampliará la oferta educativa en el estado de una disciplina que requiere recursos humanos para resolver problemas prioritarios nacionales e internacionales. Tanto en la formación profesional, en la formación de jóvenes con valores, honestos, buscadores de la verdad, respetuosos, comprometidos y solidarios. Asimismo, el consejo universitario aprobó el doctorado en nutrición y ciencias de la conducta, en el que participarán más de 10 profesores con publicaciones recientes en revistas con factor de impacto, y que apoyará la generación de conocimiento de utilidad para la región y el mundo. Ese programa se presentará para su evaluación en el Programa Nacional de Posgrado en mayo de 2017, lo que permitirá recibir aproximadamente 20 estudiantes de doctorado.

Se han hecho cambios en el equipo de trabajo con el propósito de incluir profesores más jóvenes, que se identifiquen con los estudiantes no solamente por la edad sino porque la experiencia de ser estudiante es más cercana, además de tener aspiraciones a mejorar su formación como docentes e investigadores; a convertirse en doctores o tener el reconocimiento en el sistema nacional de investigadores. Por ello el promedio de edad del equipo de trabajo es de 38 años. Son jóvenes con experiencia profesional y académica, algunos con doctorado, otros con especialidad y maestría, otros solamente con maestría, y varios con el reconocimiento en el SIN, y los que no lo han logrado, realizan actividades de formación e investigación para lograrlo. Su contribución es y ha sido esencial para el logro de nuestros objetivos.

Sin embargo, esto no significa que los profesores con más experiencia no contribuyan o tengan gran empatía con los estudiantes, de hecho en el equipo de trabajo contamos con profesores con más de 50 años, como los Drs. Carlos Vera, el Dr. José Luis Pineda, la Dra. Sara Cortes, la Dra. Ana Valles, la Dra. Adriana Vargas, el Dr. Jesús Aguilar, Dr. Cabrales, Dr. Fraga, Dra. Bacardí, Dr. Marcelino Tellez, Dra. Ma. Celina Aguirre, Dra. Margarita Viñas, y otros PTCs que también ofrecen su esfuerzo, compromiso y experiencia para mejora los programas académicos, y muchos doctores en la etapa clínica del médico y profesores de asignatura en la carrera de psicología que enriquecen con su experiencia la formación integral del estudiante. La combinación de la fuerza y esperanza por una facultad mejor y moderna con la experiencia y visión de quienes llevan muchos años en el ambiente académico uno de las fortalezas más importantes para la formación integral y la esperanza de un mundo, una universidad y una facultad mejor, más competitiva que contribuya al logro del Plan de Desarrollo Institucional.

Tanto en 2015 como en 2016, los dos programas de licenciatura obtuvieron el nivel 1 en la evaluación del EGEL, siendo la FMP la única en la UABC que tiene dos programas de licenciatura en el nivel 1.

En el ENARM, fueron aceptados 35% de los aspirantes, lo que nos coloca en el lugar 12; sin embargo, si se excluyen dos facultades donde solamente aspiraron tres médicos y otra en la que aspiraron 50, la FMP se ubica en el 10 lugar. Además, 35 estudiantes no presentaron el ENARM debido a que decidieron presentar los exámenes para ser admitidos en la residencia en los Estados Unidos. Lo que hace a la FMP, la primera que tiene ese número de aspirantes, y significa que, de incluirse los alumnos que fueron aceptados en alguna residencia extranjera, los egresados de la FMP, ocuparían uno de los tres primeros lugares en el ámbito nacional por el acceso a la residencia médica.

En el posgrado, tenemos una especialidad, una maestría profesionalizante y una maestría orientada a la investigación, reconocidas en el PNP.

Además, el comité más activo ha sido el de actividades académicas y culturales, con la participación de la Dra. Diana Bueno y la Mtra. Edhy Echeverría, que han realizado un programa sin precedentes de actividades académicas, culturales y de solidaridad incorporando alumnos para la atención de población vulnerable y en áreas o problemas que afectan a la población mexicana de una magnitud y severidad muy grave.

En este período se creó la Asociación de Estudiantes de Medicina Otay (ASEMTO), grupo independiente, autónomo, de autogestión, que han sido un ejemplo para profesores y estudiantes y que han llevado las actividades de la facultad a otro nivel. Los felicito y los exhortó a seguir por el mismo camino; se están haciendo indispensables.

Todavía quedan muchas cosas pendientes que trataremos de seguir trabajando con su apoyo, como el excelente trabajo que está haciendo el grupo para la creación de la maestría en psicología cuyo responsable es el Dr. Diego Camacho, el trabajo para acreditación del programa de medicina que coordina la Dra. Sara Cortés y es co responsable la Dra. Yadira Islas, los trabajos para acreditación de psicología que coordina la maestra Nora Fuentes; el trabajo para mantener la especialidad de medicina familiar que realiza la Dra. Blanca Camacho, la maestría en Salud Pública, que realiza la maestra Guadalupe Delgadillo, la maestría en Ciencias que realiza la Dra. Ana Lilia Armendariz, y los trabajos para incorporar en el PNP el doctorado en nutrición y ciencias de la conducta, que coordina la Dra. Bacardí; coordinados y apoyados por el Dr. Miguel Ángel Fraga en investigación y posgrado, el Dr. Carlos Delgado en la coordinación de formación profesional y vinculación y la Dra. Leslie Patrón en la coordinación de formación básica y las responsables de la carrera de medicina, Dra. Gabriela Saldaña, y en la carrera de psicología, la Dra. Diana Alejandra González.

Asimismo, estos logros han sido posible por el apoyo del rector, el Dr. Juan Manuel Ocegueda y sus colaboradores inmediatos, y la vicerrectora, Ma. Eugenia Pérez Morales Finalmente mi agradecimiento total a la Dra. Yadira Islas, la subdirectora, en quien he encontrado el perfil adecuado para la resolución de los problemas y el avance de los objetivos, y a la Lic. Isabel Urrea, quien con su carácter, buen ánimo y capacidad administrativa ha sabido solventar los problemas que hemos encontrado.

A la fecha 12 profesores de la FMP tienen el reconocimiento en el Sistema Nacional de Investigadores, de los cuales dos tienen el máximo reconocimiento, y significa un incremento de más del 70% y un 100% en el nivel más alto. Esperamos que para septiembre el incremento sea de más del 150%. Lo que significa que de 17% de profesores con el reconocimiento en el sistema, pasaremos a más del 50% de los profesores de tiempo completo de esta universidad. La importancia de estos profesores es fundamental, el perfil de más del 90% de las mejores 500 universidades es similar o superior al que tiene un profesor con reconocimiento en el SNI. Contar con profesores con reconocimiento en el SIN nos permite ser identificados por las mejores instituciones de formación profesional e investigación internacional, contar con una mayor oferta educativa en el posgrado, aumentar las publicaciones indizadas en el Journal Citation Reports, aumentar las citas a las publicaciones; indicadores que aumentan el prestigio de la facultad, de la universidad y del país, y aumentar la contribución a la generación del conocimiento y aportar instrumentos para la resolución de los problemas de los individuos y de las comunidades. Además, facilita obtener mayor presupuesto para la FMP y la universidad; pero sobretodo, la presencia de individuos que constantemente someten su trabajo a la crítica internacional, facilita la autocrítica, la ponderación del conocimiento, el análisis crítico, que son indispensables para la formación de alumnos de licenciatura y posgrado. Asimismo, el prestigio producido por ese desempeño, se extiende a otros profesores y a los egresados, lo que no solamente los hace más competentes y competitivos, sino que facilita la aceptación en programas de posgrados de calidad nacionales y extranjeros.

Me parece que hemos cumplido, y queremos seguir con la política de respeto hacía todos, de la tolerancia a todas las ideas políticas, religiones, tipo de orientación sexual, color de la piel, u origen.

También he cometido errores, que he tratado de corregir con el propósito de continuar con esta transformación, para que el respeto hacia los estudiantes sea un ejemplo, para que la crítica sea un instrumento de aprendizaje y de autonomía tanto para estudiantes como para profesores, para que la generación de conocimiento sea útil en el aprendizaje y en la resolución los problemas del entorno y para que la formación profesional se haga pensando en una competitividad internacional mediante la práctica de valores universales como la honestidad, el amor por la verdad, la tolerancia, la justicia y la solidaridad.

 

DR. ARTURO JIMÉNEZ CRUZ